Teatro Real de Madrid,(10 de octubre de 1850).


El Teatro Real es el teatro de la ópera de Madrid y está considerado como uno de los más importantes de España, siendo destacable la presencia habitual de la Familia Real Española en sus representaciones.

Está situado en la Plaza de Oriente, frente al Palacio Real, y es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad.

http://www.teatro-real.com/Home/

La reina Isabel II promovió la construcción en Madrid de un teatro de ópera para acoger a la corte.

Para esta tarea, la corona cedió los solares del Caño del Peral, en la Plaza de Oriente, sin embargo numerosos acontecimientos políticos paralizaron el proyecto, hasta que el 7 de mayo de 1850, una Real Orden impulsa las obras del Teatro y se exige que deben terminarse en un plazo de seis meses.

Los arquitectos fueron Don Antonio López Aguado y Don Custodio Moreno, encargados de crear un magnífico edificio con forma hexagonal irregular. Su principal fachada miraría a la Plaza de Oriente y la otra, de menor empaque, recaería sobre la Plaza de Isabel II.

En la decoración interior trabajaron los artistas y decoradores más importantes de la época como Bravo, Rafael Tejeo y Lúcar. Aparte del coso teatral, había dos salones de baile, tres salones, una confitería, un café, un tocador y un guardarropa.
Todas estas comodidades se habían copiado de grandes teatros europeos como el San Carlo de Nápoles o La Scala de Milán.

El teatro se inauguró el 10 de octubre de 1850, coincidiendo con el cumpleaños de la soberana. La obra elegida fue La favorita, de Donizetti y actuaron artistas de renombre, como el soprano Alboni o el director de orquesta Michel Rochelle.

La historia del teatro

Primeras temporadas:

Verdi, muy apreciado por el público del Teatro Real, al que acudió para estrenar La forza del destino
Debido al enorme coste que tenía una representación, en torno a 1.200.000 reales y a las deudas por su construcción, el Teatro Real pasó a manos de una empresa privada, que impuso unos precios que oscilaban entre los 80 y los 100 reales.

La segunda temporada se inició con la representación de Los mártires, de Donizetti. Fue una temporada breve con tan solo 69 representaciones, con gran éxito entre la aristocracia madrileña que disfrutaba con la asistencia a la ópera como la alta sociedad parisina.

En estas primeras temporadas, además de Donizetti, triunfaron los compositores Verdi (que asistió al estreno en España de su obra La forza del destino en 1864), Bellini y Rossini. Las óperas que el público acogió con más entusiasmo fueron La Traviata, Il Trovatore, Rigoletto y La forza del destino, pues el Bel canto gozaba de gran popularidad en España, en detrimento de la escuela alemana.

Cada uno de los ciclos tenía un promedio de 120 representaciones, la mayoría óperas, ballets y conciertos. La plantilla del teatro ascendía a 447 empleados, más los artistas que participasen en las obras concretas. Como anécdota, el joven Emilio Castelar realizó su primer gran discurso desde uno de los palcos de este teatro, en 1854.

La historia prestigiosa del Real:

Bajo el reinado de la reina regente María Cristina de Habsburgo el Teatro Real remonta su crisis y goza de lo más selecto de la sociedad española del momento.

Tras encargar a José María Alvira la academia de canto para descubir nuevas voces, que la llevará desde los años noventa del siglo XIX hasta su cierre, el teatro goza de estrenos importantes y grandes actuaciones y temporadas.

Plaza Oriente:Teatro Real

Calle Arenal con el Teatro Real al fondo

Voces como José Mardones, Tito Schippa, Titta Ruffo, Anselmi, Lauri-Volpi, Miguel Fleta, Ordoñez, Hipólito Lázaro, María Barrientos, Ofelia Nieto, Angeles Ottein, María Gay, Matilde Revenga y muchos otros deleitan al respetable.

Los títulos de éxito nada menos que Rigoletto, Otelo, Marina, Las bodas de figaro, Margarita la tornera, que le cuesta a Ruperto Chapí su vida por el esfuerzo que realizó en crearla, Colomba, La dolores, Loreley, La walquiria de Richard Wagner, Parsifal, La virgen de Mayo…Nunca ha estado este teatro más brillante en su historia que hasta mediados de la primera década del siglo XX.

Ruina y cierre:

Económicamente, el Teatro Real fue un fracaso, pues la mala gestión de las ventas y los pocos beneficios obtenidos obligaron a dejar otorgar a una compañía de ópera de Italia la exclusividad en las representaciones en el coso.

Las temporadas de 1854–1855 y 1855–1856 no llenaron el aforo y crearon serias deudas al teatro, por lo que se rebajaron las entradas del teatro con la intención de ampliar el público.

Esto causó que la aristocracia y la alta burguesía dejasen de frecuentarlo, haciendo aún mayor el descalabro financiero.
En el año 1857 el teatro fue superando de la crisis, ya que recuperó su público. Se tuvieron que numerar los asientos y se dispuso la construcción de un Palco Real.

La Casa Real intentó apoyar al teatro, con eventos como la función conmemorativa del nacimiento del Infante Don Alfonso el 28 de noviembre de 1857, pero no pudo evitar la gran quiebra de la temporada de 1858–1859.

A partir de entonces, el teatro sufre poco a poco un enorme declive, ya que a pesar de la representación de grandes óperas y la dirección de habilidosos conservadores como Andrés Coello, las crisis económico-políticas y diversos factores (incendio del teatro en 1867) causaron su ruina.

Pero se volvio a levantar durante cerca de 50 años un sólido proyecto en el que Rafael Calleja Gómez y Luis París son participes, las mejores óperas de Europa son traducidas y estrenadas gracias a José María Alvira, el maestro de su academia, y otros maestros y el coliseo goza de momentos de gloria.

En 1925, el Teatro Real se cierra por Real Decreto, ya que corría el peligro de derrumbarse debido a las obras del Metro que se hacían en sus inmediaciones.

Reapertura

A pesar del cierre del teatro en 1925, el gobierno siempre barajó la posibilidad de restaurarlo, creando numerosos proyectos como el que se encargó al arquitecto Flórez Urdanpilleta, quien planteó una remodelación faraónica del edificio.

Sin embargo, las dificultades económicas impidieron la realización de estos proyectos y se llevó a cabo una simple restauración, auspiciada por la Fundación Juan March (que lo encargó al arquitecto Manuel González Valcárcel), para su reapertura en 1966 como sala de conciertos, incluyendo en el edificio las instalaciones del Conservatorio de Música.

En 1969 acogió el XIV Festival de Eurovisión con un decorado diseñado por Salvador Dalí.

Para este evento, se realizó un concierto de la Orquesta Nacional de España (dirigida por Rafael Frühbeck de Burgos) y el Orfeón Donostiarra al que asistieron el dictador Francisco Franco, los Príncipes Juan Carlos y Sofía, la Reina de Grecia y su hija Irene.

De 1991 a 1997, los arquitectos Jaime González Varcárcel, Miguel Verdú Belmonte y Francisco Rodríguez Partearroyo llevaron a cabo sus obras de reconversión del Teatro en una sala operística.

Se tuvo que reformar el escenario, que posee 1.430 metros cuadrados encuadrados en una arco de 18×24 metros, a lo que hay que añadir una compleja y sofisticada constitución técnica. Además, se redecoraron todos los espacios del edificio.

Hoy en día el Real es uno de los principales teatros operísticos de Europa, cuyas temporadas acogen magníficas producciones en las que participan primeras figuras internacionales del canto, la dirección musical, la dirección de escena y la danza.

http://www.ucm.es/info/hcontemp/madrid/teatro%20real.htm

http://www.teatro-real.es/resources/descargas/concursos%20p%C3%BAbl…

Plaza de Isabel II S/N
28013 Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s