Museo Thyssen-Bornemisza.(Palacio de los duques de Villa Hermosa)


El anexo inaugurado en 2004

Ampliación del Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, que alberga una parte de la Colección Carmen Thyssen.

http://www.educathyssen.org/

Está situado en la Plaza de las Cortes, 6, con Paseo del Prado y Calle de Zorrilla.

La remodelación del entorno palaciego del Real Sitio del Buen Retiro iniciada en 1767 por José de Hermosilla vino a ordenar la vaguada del antiguo arroyo del Prado, con la creación de un nuevo espacio de relación entre el entonces límite de la ciudad y el conjunto palaciego.

Este espacio lo conocemos hoy como Salón del Prado, un paraje muy emblemático de la ciudad por la belleza de sus jardines y sus fuentes (Cibeles, Neptuno, Apolo). Estas obras de mejora del Prado y la cercanía al palacio del Buen Retiro se convirtieron, ya a finales del siglo XVIII, en polo de atracción para la aristocracia madrileña.

En esta lógica, el Duque de Villahermosa adquirió en 1771 una casona barroca en el paseo del Prado, frontera al hermoso y desaparecido palacio del duque de Medinaceli, que había pertenecido a Alessandro Pico de la Mirandolla, un noble italiano muy influyente en la corte de los borbones.

En 1783 el duque encargó su reforma a los arquitectos Silvestre Pérez y Manuel Martín Rodríguez, pero no llegaría a realizarse. Entonces, el palacio era de planta sensiblemente rectangular y la distribución de las dependencias se realizaba en torno a tres patios interiores y a tres fachadas que daban, respectivamente, a un jardín lateral, al Paseo del Prado y a la Plaza de las Cortes.

El Palacio de Villahermosa está situado en la Plaza de las Cortes, 6, con Paseo del Prado y Calle de Zorrilla.
http://www.museothyssen.org/thyssen/home

En 1805 se encarga al arquitecto Antonio López Aguado, discípulo de Juan de Villanueva, una nueva reforma del palacio. Esta vez si se llevan a terminó algunos cambios importantes, como la ubicación de la puerta principal en la fachada norte aprovechando el jardín; la ampliación de un piso más sobre los dos que ya tenía el palacio; la decoración de las fachadas con impostas y molduras de granito, y la ornamentación de los huecos de los balcones con molduras. Con estas mejoras la construcción tomó el aire de las grandes mansiones nobiliarias que se habían construido en la corte durante el setecientos (Palacios de Goyeneche y de Buenavista, de los duques de Ugena y de Liria, y de los marqueses de Miraflores y de Perales).

En 1823 el palacio se convirtió en residencia del duque de Angulema, aquel que con la invitación del Congreso de Verona vino a España con los «cien mil hijos de San Luis» para derrocar los gobiernos liberales del trienio y restituir a Fernando VII en el trono.

Más tarde se convirtió en una especie de hotel para nobles y acogió durante algunos años la sociedad artístico-literaria, llamada del Liceo y de la que era ferviente impulsor José Zorrilla.

Ya en el siglo XX, tras largos años de deterioro y abandono, la Banca López Quesada adquirió el palacio y encargó una profunda reforma del inmueble al arquitecto Moreno Barberá (1973), con el fin de instalar las oficinas centrales de la sede financiera. Esta reforma, que conllevo un vaciado integral del interior del palacio, fue poco rentable para la Banca López Quesada pues al poco tiempo entró en crisis y tuvo que poner a la venta el palacio.

Fue adquirido en 1980 por el Banco de España y posteriormente cedido al Museo del Prado como edificio donde mostrar temporalmente colecciones pictóricas y celebrar exposiciones. La última reforma del palacio ha sido realizada hace poco tiempo por el arquitecto Rafael Moneo, con objeto de convertirlo en museo para acoger de forma permanente la colección de pinturas Thyssen-Bornemisza.

El Museo Thyssen-Bornemisza:

Es un museo de arte antiguo y del siglo XX (en su mayoría pinturas) ubicado en Madrid (España).

Su existencia se debe al acuerdo de arrendamiento (1988) y a la posterior adquisición, por parte del Gobierno español (julio de 1993), de una amplia selección de la colección reunida por la familia Thyssen-Bornemisza a lo largo de dos generaciones.

MAXIMILIEN LUCE Thicket, Montmartre, 1904 Oil on canvas 60.5 x 74 cm Carmen Thyssen-Bornemisza…

Esta colección privada contaba con numerosos artistas extranjeros ausentes de las pinacotecas españolas, desde el gótico (Duccio, Jan van Eyck) hasta el pop art y los años 80 (Tom Wesselmann, Lucian Freud), por lo que resultaba ser el complemento perfecto para los dos principales museos de Madrid, el Prado y el Reina Sofía.

CAMILLE PISSARRO Saint-Honoré Street in the Afternoon. Effect of Rain, 1897 Oil on canvas 81 x 65 cm…

Lidera con ellos el llamado Triángulo del Arte, acaso la concentración pictórica más importante de Europa.
La institución, gestionada por una fundación bajo control público, tiene su sede en un edificio histórico, el Palacio de Villahermosa, donde exhibe más de 700 obras.

ARMAND GUILLAUMIN The Bridge of the Arbishop´s Palace and the Apse of Notre-Dame, 1880 Oil…

En un anexo sumado posteriormente alberga otras 300 prestadas por la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, y mantiene depositadas unas 60 propias en el MNAC de Barcelona. A medio plazo contribuirá a la gestión de dos museos más, en Málaga y Sant Feliu de Guixols (Gerona), creados con otras obras pertenecientes a la citada viuda del Barón Thyssen.

JOHN ATKINSON GRIMSHAW Shipping on the Clyde, 1881 Oil on board, 30.5 x 51 cm…

La sede del museo es el Palacio de Villahermosa, en la esquina del Paseo del Prado con la Carrera de San Jerónimo. Este edificio fue construido entre finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX en estilo neoclásico, por Antonio López Aguado para María Pignatelli y Gonzaga, esposa del duque de Villahermosa. En el siglo XIX fue una de las mansiones más prestigiosas de la ciudad, conocida por sus fiestas y veladas artísticas. En ella tocó el piano Franz Liszt.

DARÍO DE REGOYOS Paisaje de Hernani, 1900 Óleo sobre lienzo, 50 x 61 cm

Retrato de Giovanna Tornabuoni, de Domenico Ghirlandaio:

El palacio conservó sus suntuosos interiores, incluyendo salón de baile y capilla privada, hasta bien entrado el siglo XX, como atestigua un reportaje fotográfico de 1966.

DARÍO DE REGOYOS La Concha, nocturno, 1906 Óleo sobre lienzo, 54 x 65 cm Colección Carmen…

En la revista Blanco y Negro. En 1973 se convirtió en una sucursal de la banca López-Quesada, lo que implicó la reforma radical de su distribución interior para albergar despachos.

ROBERT SALMON View of Palermo, 1845 Oil on canvas, 65.6 x 139.9 cm Carmen…

Tras la quiebra del banco, el edificio pasó a manos del Estado en 1983 y fue remozado parcialmente como sede de exposiciones temporales del Museo del Prado, entonces acuciado por problemas de espacio.

RENATO GUTTUSO Caffè Greco, 1976 Acrylic on cardboard, 186 x 243 cm…

Como parte del acuerdo entre el Estado español y la familia Thyssen, el edificio fue destinado al nuevo museo. Su rehabilitación como pinacoteca fue diseñada por Rafael Moneo.

Las mejoras más elogiadas fueron la ordenación del espacio en salas amplias al modo de los palacios antiguos, la importancia otorgada a la luz natural, con lucernarios controlados mediante sensores, y el cambio del acceso principal, que volvía de la Carrera de San Jerónimo a la fachada posterior tal como era en origen.

Se entendió que esta entrada era más adecuada para las aglomeraciones de público al contar con jardín propio.
La elección de mármol para los suelos y de estuco en color tostado para las paredes se debe a la Baronesa Thyssen, Carmen Cervera, y a pesar de algunas críticas suele elogiarse porque da más calidez y prestancia a las salas.

PEETER NEEFFS I Church Interior, 1615-1616 Oil on panel, 39.3 x 58.8 cm…

El museo ofrece así una atmósfera de cierta ostentación que es poco habitual en los sobrios museos públicos europeos y que recuerda más a las mansiones-museo norteamericanas de origen privado.

En el atrio cuelgan retratos de los actuales reyes y de los Barones Thyssen, junto a un gran tapiz con el escudo familiar, esculturas de Rodin y macetas con ficus y palmeras.

El museo se inauguró el 8 de octubre de 1992, con la presencia de los reyes. En 2004 se amplió para albergar el núcleo más valioso de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza mediante la suma de dos edificios colindantes, pertenecientes a la familia Goyeneche, el primero de ellos mandado construir por el Conde de Guaqui y el segundo por la Duquesa de Goyeneche.

CHILDE HASSAM Paris Street Scene, Autumn 1889 Oil on canvas 33.5 x 46 cm…

Estos edificios fueron reformados por Manuel Baquero y Francesc Plá, y se conectan por un ángulo al Palacio de Villahermosa. Sus salas siguen, en colores y materiales, la estética del primer edificio.

Los interiores tanto del Palacio de Villahermosa como de los dos palacios Goyeneche habían sido alterados en el pasado, por lo que carecían de valor histórico-artístico y pudieron reformarse en profundidad, incorporando la tecnología más moderna.

El protocolo suscrito en 1988 entre el Barón y el Gobierno español fue un tanto atípico.

Este acuerdo estipulaba el préstamo de una amplia selección de la colección, en régimen de arrendamiento pagado (500 millones de pesetas al año), para un plazo máximo de nueve años y medio.

CASPAR VAN WITTEL Piazza Navona, Rome, 1699 Oil on canvas, 96.5 x 216 cm Carmen Thyssen-Bornemisza…

Este plazo no era casual: en España, las obras de arte importantes se registran como bienes de interés cultural (BIC) si permanecen diez años en el país, lo que impide su exportación.

Los Thyssen fijaron un plazo algo inferior, ante la eventualidad de que el acuerdo se extinguiese y los cuadros tuviesen que regresar a Suiza. Afortunadamente, no fue así, ya que el objetivo real de ambas partes era que la colección se quedase definitivamente como museo estatal.

La premier británica Margaret Thatcher lamentó el acuerdo español como su mayor fracaso en materia cultural, pues deseaba instalar la colección en los Docklands (muelles) de Londres para revitalizar esa zona deprimida de la ciudad. Dicen que el barón rechazó su oferta porque no le gustaba ese lugar.

El Museo Thyssen-Bornemisza:

abrió sus puertas al público en octubre de 1992.

El contrato de alquiler fue una fórmula provisional para comprobar el funcionamiento del museo, y apenas un año después los Thyssen accedían a suscribir con el gobierno español la venta de la parte sustancial de la colección: 775 piezas, entre ellas todas las importantes (el llamado «core» indivisible) por un precio de 350 millones de dólares (unos 42.000 millones de pesetas de la época).
De esa cifra se restaban las cantidades ya abonadas como alquiler.

La elevada suma provocó discrepancias en el Congreso de los diputados, si bien la valoración de la colección era muy superior (según algunas fuentes, el triple). En contra de lo que algunos supusieron, el propósito del Barón no era lucrarse económicamente, pues al vender las obras juntas y no subastarlas una a una, perdía dinero.

Según explicó, su deseo era garantizar la pervivencia de la colección unida, y de hecho el dinero recibido lo repartió entre sus herederos a modo de compensación.

Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza de Kászon ( el mecenas del arte )

fue un notable industrial y coleccionista de arte, impulsor del célebre Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid
(Scheveningen, Holanda, 2 de abril de 1921 – Sant Feliu de Guíxols, España, 26 de abril de 2002)

Así eliminaba posibles reclamaciones como las ocurridas al morir su padre. Junto con la colección adquirida, tanto el museo de Madrid como la subsede de Barcelona expusieron otras piezas aún propiedad de la familia, cedidas en depósito.

En el anexo inaugurado en 2004 se instaló una selección de aproximadamente 300 obras de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, en una modalidad similar de préstamo con opción de compra, y se dio énfasis a la función educativa y de investigación del Museo, creándose EducaThyssen, la marca que reúne todas las acciones educacionales de la institución, dependiente del Area de Investigación y Extensión Educativa del Museo.

La Colección Carmen Thyssen-Bornemisza es una colección privada de arte, mayormente pintura europea, formada por la española Carmen Cervera, viuda del barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza.

Dicha colección, que sobrepasa las 700 piezas y sigue creciendo, se expone parcialmente en régimen de préstamo a diez años en un anexo del Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, mientras que un conjunto de pintura catalana se exhibe en el MNAC de Barcelona y está previsto que otras secciones,mayormente de pintura española de los siglos XIX y XX, den lugar a dos nuevos centros, en Málaga y en San Felíu de Guixols,localidad donde veraneaban los barones.

El Museo Thyssen de Málaga
http://www.20minutos.es/noticia/217545/0/baronose/thyssen/malaga/

El Museo Thyssen de Sant Feliu de Guíxols abrirá sus puertas en 2010
La pintura catalana de Carmen Cervera se ubicará en el monasterio.
http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idiom…

Fachada del monasterio de Sant Feliu de Guíxols, que albergará la sección de pintura catalana de la colección.

El actual conservador jefe del Museo Thyssen de Madrid, Guillermo Solana, ha resaltado que la intención es “crear una especie de red de museos en la que los tres centros el de Madrid y los futuros de Málaga y Sant Feliu de Guíxols- se beneficien del intercambio e itinerancia de las exposiciones”

Carmen Thyssen-Bornemisza: «El arte moderno es como el amor, me cuesta comprenderlo»

http://www.esmadrid.com/es/portal.do?TR=C&IDR=437

Paseo del Prado 8
28014 Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s